Cuando hablamos de emprendimiento es inevitable hablar del coraje, la determinación de luchar por construir un sueño, la visión de un buen futuro. Sin temor a equivocarme cuando hablo de coraje hablo de hombres como Daymond John una persona con la suficiente determinación que decidió arriesgarlo todo por conseguir sus objetivos.

Definitivamente para ser emprendedor exitoso no es necesario el “tener” lo que sí es fundamental es el “creer”y Daymond lo tiene muy en claro. Ni su dislexia, ni la aparente falta de oportunidades fueron tropiezo para las agallas de un hombre como el, ese carácter personal, liderazgo y determinación son su activo más poderoso, ese empuje del que hablo, no estaban en el pasar horas cosiendo gorros, camisetas o cualquier tipo de prenda,ni en hacer rap o participar como actor de películas, va más allá de vender un producto, es como lo cita la filosofía Daymond John: “crear una marca de sí mismo”.

FUBU la marca que dio a conocer a John es el fruto de una mentalidad brillante y una determinación sin igual o como lo diría uno de mis oradores favoritos detener y poner en práctica ese”cociente agallas” que te da la seguridad para hipotecar tu casa arriesgar tu patrimonio y emprender un nuevo negocio, quien iba a pensar que con 40 dólares en el bolsillo se lograría obtener 6 mil millones!!,sólo una mentalidad de éxito enfocada en el progreso y determinada hacer realidad un sueño podría lograrlo, una mentalidad como la de Daymond John. Y es de hecho ese coraje lo que da el éxito a los emprendedores y no el dinero como muchos suelen pensar; de hecho una de las creencias más poderosas de este empresario es: “Me di cuenta de que casi siempre que he tenido un cierto grado de éxito, el dinero nunca jugó un papel”, además cita” la falta de dinero puede estimular la creatividad”.

Entonces ese algo más, esa palanca emocional que empuja a un jovencito de Queens a enfrentar su destino lleno de fracasos y éxitos no es otra que el carácter que nos hace invertir nuestra vida, nuestro tiempo, que nos hace creer en nuestras posibilidades aún que no las veamos, esa firmeza la describe Daymond John con 3 prácticas que para el cambiaron su vida: Arriesgar, confiar y sacrificar. Aplicar esta filosofía con el principio del coraje estoy segura nos dará el éxito en todo lo que emprendamos.